Saboreando el Mundo

Miyajima, la isla sagrada | Japón día 15

Nos despertamos en Hiroshima muy emocionados, pensando en que Miyajima nos esperaba. Miyajima, esa isla sagrada tan peculiar situada en frente de las costas de Hiroshima, en donde te recibe la Torii más famosa de Japón.

Desayunamos sin perder tiempo y nos fuimos a coger el tren en la estación. Hay varias opciones, pero si disponéis del Japan Rail Pass, que seguramente que sí, la mejor opción es coger el tren hasta Miyajimaguchi y luego coger el Ferry de Japan Rail, también incluido en el ticket.

El tiempo no acompañaba para nada…otro tifón azotaba Japón y una vez más nos veíamos inmersos en él.

No tuvimos ningún percance con el ferry, ya que sí que leímos algún caso en el que, debido a tifones, tardaron más de una hora en llegar, cuando el tiempo normal del trayecto son veinte minutos.

Estábamos muy emocionados de llegar a ese punto el viaje. La próxima vez haremos la inversión de dormir en un ryokan de la isla, ya que hemos leído que es impresionante.

Desembarcamos, y una multitud de ciervos nos dieron la bienvenida. Igual que en Nara, los ciervos son un atractivo más del destino. Aunque los de Miyajima son un poco más reservados, y se agradece.

Lloviznaba un poco, pero nada insoportable. Junto con un río de gente nos pusimos a andar dirección a la Torii más famosa de Japón. Para ello hay que cruzar por las calles de la pequeña ciudad, llenas de restaurantes especializados en ostras, y tiendas de recuerdos.

Las ostras son el plato más típico de la zona, y se pueden comer crudas, al vapor y fritas. Recomendamos probarlas, pero si no sois muy amantes de ese molusco en particular, siempre podéis comer unagi (anguila), otro famosa especialidad de la región.

Llegamos a la Torii, aún sumergida un poco en la marea alta. Hay carteles informativos de los horarios de las mareas, para poder acercarse al monumento.

Esperando a mediodía nos fuimos a dar un paseo, eso sí, mientras el tiempo nos lo permitiera.

El plan principal era subir a la cima del monte a pie, para disfrutar de unas preciosas vistas de 360º sobre el mar interior Seto, pero debido al tifón abortamos. Habrá que volver…

Paseamos por la zona menos turística de la ciudad, dónde se encuentran los mejores restaurantes… todos cerrados por vacaciones… En esa zona descubrimos una pagoda escondida, con unas preciosas vistas sobre la bahía.

Desde ahí fuimos paseando hasta el parque Momijidani y vimos como un enorme jabalí se aparecía ante nosotros. Nos observó durante unos segundos y volvió a esconderse dentro del frondoso bosque en el que está envuelta la isla.

En todas las fuentes y estanques hay carpas, grandes, pequeñas, negras, coloridas…un espectáculo.

Lo mejor de Miyajima está escondido, así que pasead mucho y no os perdáis ni un detalle!

Andando, andando, llegamos al tempo Daisho-in.

Un pequeño templo budista con muchos rincones escondidos que no todo el mundo tiene la suerte de descubrir. Ahí lo dejamos… No! Jejeje… Os contamos un par! Hay una cueva debajo de unas escaleras con mil lamparas colgadas del techo. Una imagen que te deja sin aliento.

También un estanque lleno de carpas, que en nuestra visita se pusieron a saltar como locas, pegándonos un susto considerable. Y un camino escalonado rodeado de figuras Jizo con gorritos de colores. Uno de los mejores paseos de la isla!

Entonces…se desató el tifón y empezó a llover como si no hubiese un mañana, y nosotros nos pusimos a correr de la misma manera. Nuestros chubasqueros empezaron a ceder, y decidimos que era hora de jubilarlos y adquirir unos nuevos, y ya de paso más chulos!!

Para esperar a que pasara el chaparrón, fuimos a buscar un lugar que nos convenciera para comer. La decisión fue complicada, porque como ya hemos dicho los restaurantes más auténticos de Miyajima estaban cerrados. Las demás opciones eran los locales turísticos cerca de la Torii.

Al final nos decantamos por uno que ofrecía varios menús con ostras y anguila. Un restaurante bastante peculiar, en el que tienen un aparador con tres generaciones de ostras enganchadas en tres cuerdas de vivero.

Debido a la lluvia, el restaurante estaba a tope, pero para dos personas nos encontraron rápido un hueco. Pedimos un menú con ostras rebozadas, ensalada, arroz y sopa miso, y otro menú con anguila, arroz y sopa. Todo estuvo muy rico, y las cantidades más que generosas. Si bien no fue el lugar más económico en el que comimos, al menos todo estuvo a la altura del precio. Como detalle, el encargado te deja una tablet con un vídeo de un festival que se celebra en la isla en agosto, en el que el punto álgido son los fuegos artificiales en el mar, detrás de la Torii.

Tuvimos la suerte de que en salir la lluvia nos daba una tregua para aprovechar la marea baja y visitar la gran Torii de Miyajima de cerca. Es increíble lo grandes que son los postes de la puerta sagrada. Las vistas des de ahí son de lo más gratificantes.

La marea empezó a perseguirnos cuesta arriba, y nosotros le hicimos caso y salimos de la playa. De camino al ferry paramos a comprar unas postales y una figurita de un Tanuki para que nos acompañe en casa. Al principio nos resultaron bastante feas, pero al verlas tantas veces, es algo que nos transporta un poquito a Japón y le hemos cogido muchísimo cariño!!

Hora de la retirada: coger el ferry y pensar en la noche!!

Por desgracia, ese día confirmé que mi estómago no recibe muy bien a las ostras, en ninguna de sus formas…y del ferry a la cama del hotel, hasta la mañana siguiente… José se acercó al supermercado para comprarse un poco de comida preparada para cenar. Una triste despedida para Hiroshima.

Este es el primer post casi sin fotos, solo algunas que teníamos guardadas en instagram y otros dispositivos. La falta de detalle se debe a que uso muchísimo las fotos para recordar y describir. Es un post muy triste para nosotros, pero queremos seguir con ello con la máxima ilusión!

AQUÍ OS DEJAMOS LA GALERÍA DE IMÁGENES DE “Miyajima, la isla sagrada”:

(fotos tamaño original)

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

css.php