Saboreando el Mundo

Japón día 7: Ceremonia del té en Kyoto

Séptimo día en Japón. Nos íbamos a Kyoto a pasar el día y a descubrir de que trata la ceremonia del té. Eso sí, siempre y cuando el tifón Malakas nos dejara!

Llegamos pronto, alrededor de las nueve y de un paseo llegamos a la Toji, la pagoda de madera más alta de Japón. El día 21 de cada mes, en el recinto del templo, se hace un mercado de ropa, comida y objetos tradicionales. Nosotros hicimos coincidir nuestra visita para poder ir al mercado.

Dimos una vuelta, vimos unos monjes entrando en un templo para celebrar una ceremonia y más tarde un monje haciendo la ceremonia del fuego. El recinto de la Toji es muy grande, y alberga varios edificios. Para poder ver la pagoda de cerca y visitar el templo principal hay que pagar 500YEN. Nosotros teníamos cita a las doce para hacer la ceremonia del té y no tuvimos tiempo de entrar. Eso sí, compramos unos Yakisoba, o fideos fritos, para comer algo antes de la ceremonia del té.

Llegamos con tiempo a la sala JU AN, dónde una profesora nos enseñaría los entresijos de la ceremonia del té japonesa. Esperamos en el jardín, dónde hay un pequeño estanque lleno de preciosas carpas y una pequeña casita tradicional para la ceremonia del té.
Nosotros empezamos bastante puntuales, y tuvimos la gran suerte de no tener compañía, e hicimos la ceremonia del té solos.

El taller trata sobre la historia de la ceremonia del té y la puesta en práctica del ritual. Es un rito muy importante en la vida de los japoneses, aunque está en peligro de extinción. En total el taller dura una hora y media aproximadamente. La profesora, Naoko, habla inglés. Aunque a veces cuesta entender lo que dice, por su fuerte acento japonés, es muy amable y responde a todas las preguntas relacionadas con el tema.

Es una experiencia recomendable. Se pueden encontrar todo tipo de precios, según lo riguroso de la ceremonia del té. Nosotros pagamos 2000YEN (un poco más de 15€). También cabe la posibilidad de pagar alrededor de 200€ por una clase privada en una casa particular. Aunque eso queda al gusto (y al bolsillo) de cada uno.

Después de la interesante ceremonia del té, nos acercamos al templo budista Nishi Honganji, a pocos metros de la sala de té. Es uno de los templos más importantes de Kyoto, protegido por un foso lleno de carpas. El gigantesco templo está situado en medio de un patio acorde a su tamaño, con varias campanas y fuentes. De repente empezó a llover a mares y nos refugiamos en el porche del templo.

Paseamos por el interior y cuando paró un poco de llover seguimos con nuestro paseo por la antigua capital de Japón. Otro precioso templo de Kyoto es el Higashi Honganji, a poca distancia del Nishi Honganji. Tiene unos bonitos jardines, pero en este caso la entrada cuesta 500YEN. Dado el mal tiempo que nos acompañaba decidimos no entrar y seguimos camino al Kiyomizudera, el templo del agua.

En Kyoto no hay metro, pero sí una extensa red de autobuses, aunque a nosotros nos gusta mucho ir descubriendo rincones mientras vamos andando de un sitio a otro.
Atravesamos varios vecindarios de Kyoto, disfrutando de la calma de no ver a ni un solo turista.

Cruzamos el río y subimos la colina por esas preciosas y típicas calles del barrio de Gion hasta llegar al imponente templo. Fuera del recinto, hay una gran pagoda roja y un templo. Más adelante, hay que pagar 500YEN para poder acceder al templo principal.

Para nosotros, el Kiyomizudera, es uno de los templos imprescindibles en Kyoto. Además de por sus vistas, por la atmósfera que le envuelve. Cuando entramos en el gran porche, empezó a diluviar y nos sentamos a ver el agua caer. Cuando hubo amainado, seguimos la ruta.

Salimos del templo cuando ya empezaba a atardecer. En el camino de bajada nos paramos a probar una deliciosa empanada de cerdo y tofu cocida al vapor. Muy, muy caliente, pero un snack delicioso!

Una vez a la altura del río, nos paseamos por las mágicas calles de Gion. Las recorrimos, con el encanto sumado de que estaba anocheciendo y los izakayas y restaurantes estaban iluminados. Además, la suerte nos sonrió y pudimos ver fugazmente a una Maiko (aprendiz de Geisha) saliendo de su casa…

Después de la magnifica visión, cruzamos el río y nos pusimos a buscar un lugar donde cenar en Pontocho… Tarea difícil, ya que todos los turistas de Kyoto pensaron lo mismo que nosotros.

Intentamos cenar en un local de ramen muy popular, el Ramen Sen No Kaze, pero había mucho tiempo de espera y desistimos Si tenéis tiempo de reservar o vais temprano, no os lo perdáis y contadnos que tal la experiencia!!
Al final, acabamos cenando en la estación de Kyoto. En  la décima planta hay dos niveles de restaurantes, uno de ellos dedicado exclusivamente al ramen. Ahí fuimos, y ¡qué ramen!

Nos decidimos por el restaurante Ramen Todai. Pedimos, como de costumbre, en la maquina de fuera. Nos pusimos a la cola y mientras esperábamos, el camarero recogía los tickets para que cuando entráramos nos sirvieran el ramen enseguida.

Entramos en cuestión de minutos. Los restaurantes de este tipo tienen un flujo constante de clientes y la espera suele ser corta. Nos sentamos en una mesa compartida y enseguida llegaron nuestras gyoza, la típica empanadilla japonesa, junto con los dos imponentes boles de ramen “Tokushima”. Ramen a base de caldo negro (mezcla de tonkotsu y soja), con fideos muy finos, bambú fermentado, huevo, cebolleta y carne estilo sukiyaki. Como toque final, le echamos un huevo crudo, lo mezclamos, y ¡a comer se ha dicho!

No os dejéis llevar por las apariencias, aunque sea una estación, los restaurantes de allí son de muy buena calidad. Después de eso pudimos coger enseguida el tren de vuelta a Osaka, para no llegar muy tarde, ya que el siguiente día teníamos que madrugar mucho mucho para hacer cola en la taquilla de…. UNIVERSAL STUDIOS JAPAN!!!

AQUÍ OS DEJAMOS LA GALERÍA DE IMÁGENES de la ceremonia del té y de kyoto:

 

2 comentarios en «Japón día 7: Ceremonia del té en Kyoto»

  1. cristina

    Hola!
    ¿Qué tal?
    Podríais decirme por favor donde habéis contratado la ceremonia del te? Estamos viajando por Japón y nos encantaría asistir a una, pero todo lo que he encontrado hasta ahora se nos va de presupuesto.

    Muchísimas gracias,

    Cristina

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

css.php